Biografías

 

| Lázaro Cárdenas del Río | Juan de Dios Bátiz Paredes | Estanislao Ramírez Ruiz | Carlos Vallejo Márquez |
| Miguel Bernard Perales | Benito Juárez García | Wilfrido Massieu Pérez | Narciso Bassols García |
| Miguel Othón de Mendizábal
| Walter Cross Buchanan |

 

Walter Cross Buchanan (1906-1977)

 

Walter Cross Buchanan (1906 - 1977)Uno de los egresados más destacados de la década de los treinta, es sin duda el ingeniero Walter Cross Buchanan, quien desarrolló una labor importante en el país en el área de las comunicaciones y la electrónica.

Nieto, hijo y padre de ingenieros, Walter Cross Buchanan nació el 29 de abril de 1906 en la ciudad de San Luis de la Paz, Guanajuato. Su infancia y adolescencia las pasó en su ciudad natal, donde siempre destacó por su dedicación al estudio y afición al deporte.

Su abuelo llegó a México para participar en la construcción del ferrocarril entre Veracruz y la ciudad de México, y se quedó para siempre en nuestro país. Su padre estudió la carrera de Ingeniería Mecánica en Escocia, pero se casó con una mexicana y aquí nació el pequeño Walter. La familia Buchanan se trasladó en 1913 a la capital, donde el pequeño hizo sus estudios y se inscribió en la Escuela Práctica de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (EPIME), escuela que el 21 de mayo de 1932 se convirtiera en ESIME del IPN.

Ingresó a la Escuela de Ingenieros Mecánicos y Electricistas en la cual se desempeñó con las más altas calificaciones de su generación, por lo que se mantuvo en el Cuadro de Honor durante los cuatro años de su carrera. Paralela a su devoción por el estudio, fue su afición al deporte; en natación alcanzó varios premios nacionales representando a su escuela.

Letrero que señala la entrada a la estación radiotransmisora Walter Cross Buchanan de Nopaltepec, Estado de México    

Una de sus hazañas en esta etapa de su vida, que pone de manifiesto su espíritu tesonero, fue la organización, con 14 amigos de un viaje a pie a la República de Guatemala.

El 1 de octubre de 1931 presentó su examen profesional, iniciando sus actividades docentes.

Titulo profesional de Walter C. BuchananLas escasas vías de comunicación con que contaba entonces el país añadían a la empresa un alto grado de dificultad. El destino quiso, en esa caminata, unir a Buchanan con otro adolescente que al paso del tiempo llegaría a la presidencia de la República: Adolfo López Mateos.

Años después ambos se reencontrarían compartiendo elevadas responsabilidades para el gobierno de la República.

Su notable preparación académica, reforzada con estudios de especialidad en física y matemáticas, y su espíritu de superación lo condujeron a los Estados Unidos a estudiar electrónica, que era por entonces uno de los dominios tecnológicos de avanzada. Esa especialidad habría de configurar en los sucesivo la imagen de Walter Cross Buchanan como un gran técnico. A su regreso a México se reincorporó a la ESIME como maestro, haciendo partícipes a sus alumnos de sus conocimientos e inquietudes sobre esta especialidad, esto culminó con la planeación y fundación de la carrera de Ingeniería en Comunicaciones Eléctricas y Electrónica.

En la década de los treintas eran contadas las personas versadas en la electrónica. Entre estos estaba el ingeniero Manuel Cerrillo; precisamente con él, Buchanan compartió muchas de sus inquietudes profesionales y académicas.

En el campo de la educación contribuyó en gran medida a la organización de la enseñanza tecnológica; participó en la defensa del territorio nacional durante la Segunda Guerra Mundial. Diseñó y construyó estaciones radiodifusoras, radiotransmisoras y antenas. Gracias a una donación de equipo hecha por el presidente Lázaro Cárdenas, participó junto con el ingeniero Manuel Cerrillo Valdivia en la instalación experimental de televisión que hubo en México, y fue en la ESIME, en su antiguo local, el ex convento de San Lorenzo, donde funcionó y estuvo la antena transmisora.

Como maestro se alejaba de la sola exposición y motivaba la participación activa de sus alumnos, articulando efectivamente la enseñanza teórica con la práctica. Acostumbraba decir: "De nada sirve diseñar con elementos que no se tienen. Hay que crear y resolver los problemas con elementos que se pueden alcanzar con la mano".

 

Su prestigio docente en la ESIME estuvo fuertemente respaldado por más de 30 años, y lo compartió también, durante varios años, con la Escuela Militar de Transmisiones y la Universidad Nacional Autónoma de México. A la par de docente era, por su elevada calidad humana y moral, amable conductor de sus alumnos en su formación cabal como personas, complemento significativo de una auténtica labor educativa, lo que dio por resultado que su personalidad dejara profunda huella en todos aquellos que lo trataron de cerca.

Durante la celebración del día del telegrafista, en 1953, el Ing. Buchanan junto al Arq. Carlos Lazo.      Entrega de reconocimientos durante el día del telegrafista, en 1954

Fue director de la ESIME; en la Escuela Militar de Transmisiones colaboró en la elaboración de los programas de las materias de radiocomunicación, sistemas repetidores y telefonía.

El ingeniero Buchanan, al igual que muchos maestros de su época, continuaba dando clases, independientemente de que el ejercicio de su profesión le hubiera llevado al éxito económico; lo hacía precisamente porque, por sobre todas las cosas, deseaba contribuir a la formación de los jóvenes, futuros profesionales.

El ingeniero Buchanan en las instalaciones de microondas de TelmexOtra de sus características era su afán por mantenerse actualizado; aquellos que eran sus alumnos podían estar seguros de adquirir del maestro Buchanan los últimos adelantos en la materia. Siempre leyendo, siempre al día, siempre aprovechando cualquier oportunidad por aprender más y enseñar más; todo esto hacía que el ingeniero Buchanan fuera uno de los mejores maestros politécnicos.

Modesto por naturaleza, de intachable honestidad intelectual y con una actitud de permanente superación, irreducible a los retos que le presentó la vida, estuvo siempre dispuesto, apoyado en su gran capacidad técnica, a resolver los grandes problemas que dentro de su especialidad vivió México.

Fue factor definitivo en el desarrollo de la radiodifusión en México al dirigir, en gran medida, la instalación de radiodifusoras del país.

Cabe resaltar que en 1944 se tenía el proyecto de instalar en México la radiodifusora más potente del mundo, que habría de cubrir toda América. Para tan ambicioso proyecto se trajeron especialistas y equipo extranjero, pero el tiempo pasaba y la instalación parecía técnicamente imposible. Al respecto, el ingeniero Buchanan llegó a manifestar: "en México somos capaces de hacer frente a este proyecto"; sí fue como el ingeniero Buchanan con veinte colaboradores más de la ESIME, retomó el proyecto de crear una radiodifusora de medio millón de watts de potencia.

El ingeniero Buchanan con el presidente Adolfo López MateosEl reto no fue fácil, pues se estaba manejando una tecnología nueva, no conocida y, consecuentemente, con múltiples problemas. Su desarrollo era ten reciente que cuando faltaba una pieza en el equipo del ingeniero Buchanan tenía que diseñarla y a veces fabricarla con sus propias manos.

Finalmente la XEX, La Voz de México, salió al aire el 30 de octubre de 1947 con una antena de seis torres direccionales, capaces de cubrir todo el continente americano. Para comprender la magnitud de la obra, cabe decir que en esa época las estaciones de radio abarcaban apenas unas cuantas docenas de kilómetros a la redonda con sus transmisiones.

En esta etapa de su vida, el ingeniero Buchanan logra otro de sus trascendentales aciertos al representar a nuestro país, en 1948, ante la Conferencia Internacional de Radiodifusión por Altas Frecuencias, que tenía como sede a México. En esos años, el radio significaba el medio masivo de comunicación de mayor alcance y penetración.

Los países poderosos trataban de dominar la Conferencia, pretendiendo conservar para sí la mejor parte de la distribución de frecuencias. Pero había alguien que echaría por tierra tales pretensiones. Walter Cross Buchanan diseñó un plan, posteriormente bautizado con su nombre, que repartía equitativa y discretamente las frecuencias entre todos los países. El plan Buchanan sigue vigente y en uso hasta la fecha.

Un aspecto muy digno de destacarse en la vida profesional de Walter Cross Buchanan es su contribución en un programa estratégico militar, que con motivo de la Segunda Guerra Mundial era indispensable a nuestro país, que participaba como beligerante. En esa ocasión, el presidente Manuel Ávila Camacho nombró al general Lázaro Cárdenas responsable de la Defensa Nacional. Se hacía necesario desarrollar un programa relacionado con la nueva invención del radar y el uso de la ultra alta frecuencia; el general Cárdenas no vaciló en escoger como asesores técnicos a dos distinguidos politécnicos, los ingenieros Manuel Cerrillo Valdivia y Walter Cross Buchanan; coordinado por ellos, se integró un equipo técnico con 28 jóvenes estudiantes del IPN.

El ingeniero Buchanan con el ingeniero Alejo Peralta, entonces Director General del IPN     Placa de reconocimiento a los fundadores de Canal 11

De esa época, comenta el general brigadier ingeniero Guillermo Garza Ramos acerca de la colaboración de estos notables técnicos mexicanos: "Estos jóvenes, tan soldados como los de uniforme, dieron para el IPN, un ejemplo a las juventudes modernas: de que cada hombre se entrega primero a su patria cuando ésta lo requiere".

Su indiscutible prestigio técnico, manifestado tanto a nivel nacional como internacional, fue razón para que el señor presidente Adolfo Ruiz Cortines lo invitara a ocupar la Subsecretaría de Comunicaciones y Obras Públicas. Estando en el desempeño de su cargo, falleció trágicamente el titular del ramo, Arq. Carlos Lazo, motivo por el que el señor presidente lo dejó como Secretario encargado del despacho. De hecho actuaba como Secretario de Comunicaciones y Obras Públicas, pero su modestia y madurez lo condujeron a que ejerciera las funciones del cargo correspondiente sin ocupar las oficinas del fallecido secretario. Esto da un ejemplo de cómo un egresado del Politécnico, altamente calificado, fue llamado para cumplir con una elevada responsabilidad del gobierno de la República y de cómo su profesionalismo y calidad moral sirvieron al país.

En el siguiente sexenio (1958-1964) la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas por las dimensiones que había alcanzado, dio origen a dos Secretarías de Estado. El presidente Adolfo López Mateos designó al ingeniero Buchanan como titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes en un justo reconocimiento a sus servicios.

Durante todos estos años dedicados a las comunicaciones de México, el ingeniero Buchanan realizó grandes obras e hizo posibles trascendentales aportaciones, como:

- La adquisición para el gobierno y reorganización de la empresa "Aeronaves de México".
- Su conocimiento sobre el radar y el uso de la ultra alta frecuencia (UHF) como medios para la defensa durante la Segunda Guerra Mundial. Derivada de esta actividad fue la preparación de los técnicos mexicanos que tendrían a su cargo la instalación, establecimiento y operación de las bases militares de guerra.
- El diseño del "Plan Buchanan" para la distribución equitativa de las altas frecuencias para radiodifusión, que continúa vigente mundialmente.
- El impulso para la creación de la Comisión Nacional del Espacio Exterior.
- El diseño y construcción los cohetes a escala SCT-1 y SCT-2 fabricados con tecnología mexicana.
- La reestructuración de la empresa Teléfonos de México.
- Su contribución en la organización de la Comisión de Telecomunicaciones y Meteorología.

Walter C. Buchanan condecorado por el Embajador de Francia en México     Legión de honor que la República Francesa otorgó a Walter C. Buchanan

Con respecto a este último punto, es conveniente señalar que, a treinta años de distancia, esta empresa de participación estatal conserva el plan general de organización del ingeniero Buchanan; es redituable, accesible para el público y su crecimiento, uno de los mayores del mundo.

Educador de corazón y por convicción, implantó un sistema de capacitación técnica especializada en el extranjero, para el personal calificado con el objetivo de formar personal docente de escuelas técnicas para trabajadores. Igualmente fue el promotor del establecimiento de la Escuela de Telecomunicaciones para la capacitación de técnicos en microondas.

- Crea la carrera de Ingeniería en Comunicaciones y Electrónica.
- Promueve la expropiación de los ejidos de Ticomán y Zacatenco y su donación al Instituto Politécnico Nacional.
- Auspicia la creación del Patronato de Obras e Instalaciones del IPN.
- Autoriza la asignación de la frecuencia con que opera XH-IPN Canal 11, primer canal cultural de América Latina.
- Forma 30 generaciones de ingenieros egresados de la ESIME, con una sólida preparación en electrónica.
- Brinda un ejemplo de trabajo y honradez profesional, de México, por México y para México.

Sus tareas en nuestra institución educativa fueron:

"Trabajos en los que a él le tocó en suerte participar", según frase que solía emplear al referirse a alguna de sus múltiples realizaciones.

Después de una vida plena de realizaciones, Walter Cross Buchanan muere el 27 de septiembre de 1977, en su rancho de San Luis de la Paz.

Su obra material y espiritual es digna de ejemplo a seguir, ya que siempre tuvo la enorme satisfacción de haber construido y construido bien.
 

Fuente:  Walter Cross Buchanan (1906-1977).
Semblanza Biográfica.
Presidencia del Decanato, IPN.
AH-IPN, Área Documental.

Enrique G. León López. Walter C. Buchanan.
Breve Historia de su vida.
Ed. Limusa Noriega. Primera edición.
México, 1989..
 

Volver a leer